Skip to content

Conclusiones definitivas de las acusaciones

Conclusiones definitivas de las acusaciones:

+ De l Ministerio fiscal:

En el trámite de conclusiones definitivas, el Ministerio fiscal, que provisionalmente había calificado los hechos que imputaba en la forma que en extracto se reseña en el encabezamiento de esta resolución, retiró la acusación que hasta entonces venía manteniendo contra el acusado Damaso Nemesio, a quien acusaba de ser uno de los autores del delito de Malversación de Uso de Bienes Muebles o Inmuebles, pues éste fue uno de los delitos sobre los que modificó su pretensión inicial al desistir de acusar por él.

También retiró la acusación que hasta ese momento venía manteniendo por el delito de Asociación Ilícita, previsto y penado en los artículos 515 y 517, por el delito Societario tipificado en el artículo 291 y por el delito de Falsedad en Documento Privado definido en el artículo 396, preceptos todos ellos del Código Penal. Estimó que los dos delitos societarios tipificados en el artículo 295 deberían constituir un solo delito con el carácter de continuado y que el de Malversación de Caudales Públicos que venía imputando a los acusados Geronimo Ovidio, Lorenzo Emilio y Tania Fidela pasase a ser en su modalidad atenuada del número 3.º del artículo 432, al no alcanzar la sustracción la cantidad de cuatro mil euros.

Por el contrario, advirtió la comisión de un nuevo delito no imputado en conclusiones provisionales, el delito de Tráfico de Influencias del artículo 429 del Código Penal, y consideró que la participación del acusado Melchor Dario no era merecedora de la atenuación que posibilita el artículo 65.3 del Código Penal y que le había conferido en conclusiones provisionales respecto a los delitos continuado de Prevaricación, a los dos de Fraude en concurso ideal con un delito continuado de Malversación de Caudales Públicos, y al delito Societario.

En consecuencia, incrementó respecto a estos delitos su petición de penas, que pasaban, respectivamente, la de inhabilitación especial por tres años a la misma pena con diez años de duración; y las de prisión por cuatro años a las de prisión por ocho años, que interesó por los delitos de Fraude en concurso ideal con el delito de Malversación de Caudales Públicos y continuado de Malversación de Caudales Públicos. Las dos penas de seis meses de prisión por cada uno de los delitos societarios pasaron a una sola pena de tres años de prisión, por un solo delito Societario, si bien con el carácter de continuado, y retiró respecto a Melchor Dario la acusación que venía manteniendo respecto al delito de Falsedad en Documento Oficial.

Para evitar confusiones, pues fueron muchas las modificaciones que introdujo, elaboró un nuevo escrito de acusación con el siguiente tenor literal, en lo que a calificación jurídica de los hechos se refiere:

Los hechos relatados son constitutivos de:

a).-Un delito continuado de Prevaricación, previsto en el artículo 404 del Código Penal de 1995, en relación con el artículo 74 del mismo texto legal. [Advertía la comisión de tal ilícito en la contratación de Melchor Dario como asesor jurídico en relación con el Ayuntamiento de Marbella y sus sociedades municipales; en la contratación y facturación relacionada con la fiscalización del Ayuntamiento de Marbella y sus sociedades municipales correspondiente a los años 1990-1999; en la intervención del referido en la venta de aparcamientos, locales y trasteros del Mercado Municipal; en la emisión de las facturas de 20 de mayo y 25 de junio de 2003 referidas a la resolución del contrato de adjudicación con “Cintra”; en la intervención del precitado en los contenciosos promovidos por las sociedades “Ruzar, S.L.” y “Pavimentos Sierra Blanca, S.L.” contra el Ayuntamiento de Marbella, así como en la disolución y liquidación de la sociedad municipal “Control de Gestión Local, S.L.” y en la intervención de Melchor Dario en el recurso contencioso administrativo número 1017/94].

b).-Un delito continuado de Malversación de Caudales Públicos, previsto y penado en los artículos 432.1 y 2 y 435.1 del Código Penal de 1995, en relación con el artículo 74.2, del mismo texto legal. [Advertía la comisión de este delito en la estrategia de oposición jurídica articulada contra el acuerdo del pleno del Tribunal de Cuentas de proceder a la fiscalización del Ayuntamiento de Marbella y sus sociedades municipales con referencia a los años 1990-1999; en la intervención que juzgaba innecesaria de Melchor Dario durante la fase de fiscalización; en la facturación de honorarios profesionales por la cumplimentación de los formularios SMM1 y por las labores de fiscalización; en las irregularidades advertidas en la contratación de servicios jurídicos y facturación llevada a cabo por Melchor Dario y otros con motivo de la formulación de alegaciones al anteproyecto de informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas, así como en las llevadas a cabo con motivo de la recepción del informe aprobado por el pleno del Tribunal de Cuentas; en el nuevo enfoque ideado para eludir los reparos del interventor que culminó con la firma del contrato de 3 de julio de 2001, y en las irregularidades relacionadas con la facturación y abono de cantidades como honorarios profesionales por intervención ante la sección de enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas; en la intervención del referido en la venta de aparcamientos, locales y trasteros del Mercado Municipal; en la emisión de las facturas de 20 de mayo y 25 de junio de 2003 referidas a la resolución del contrato de adjudicación con “Cintra”; en la intervención del precitado en la disolución y liquidación de la sociedad municipal “Control de Gestión Local, S.L.”, así como en la intervención de Melchor Dario y Benita Ofelia en el recurso contencioso administrativo número 1017/94].

c).-Un delito de Fraude, previsto y penado en los artículos 436 y 435.1 del Código Penal de 1995 (salvo que por aplicación del artículo 8 del Código Penal, sea de aplicación el artículo 295 del Código Penal) en concurso ideal del artículo 77 del mismo texto con un delito continuado de Malversación de Caudales Públicos del artículo 432.1 y 2 del Código Penal en relación con el artículo 74.2 [Advertía conductas enmarcables en tal ilícito en en el nuevo enfoque ideado para eludir los reparos del interventor que culminó con la firma del contrato de 3 de julio de 2001, y en las irregularidades relacionadas con la facturación y abono de cantidades como honorarios profesionales por intervención ante la sección de enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas].

d).-Un delito Societario continuado del artículo 295 del Código Penal (en relación con el artículo 297 del y el artículo 74.2, ambos del mismo texto legal). [Consideraba que se incurría en la comisión del citado delito en la celebración de los Consejos de Administración de 10 de enero de 2000, en los que 22 sociedades municipales se dieron por enteradas del nombramiento de Melchor Dario para defender sus intereses ante el Tribunal de Cuentas, y en la cuestionada Junta General de la sociedad “Control de Servicios Locales, S.L., que se dice celebrada el día 31 de marzo de 2000, para ampliar su objeto social e incluir en él la prestación de servicios de asesoramiento jurídico a las sociedades municipales].

e).-Un delito continuado de Falsedad Documental, de los previstos y penados en el artículo 392, en relación con los artículos 390.1. 2.º y 3.º y 74 todos del Código Penal de 1995. [Encontró motivos para formular tal imputación en la emisión de las minutas por la cumplimentación de los formularios SMM1 y por las labores de fiscalización previas a la elaboración del anteproyecto de informe de fiscalización, así como en las irregularidades relacionadas con la facturación y abono de cantidades como honorarios profesionales por la intervención de Melchor Dario ante la Sección de Enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas; en la intervención del referido en la venta de aparcamientos, locales y trasteros del Mercado Municipal, así como en la disolución y liquidación de la sociedad municipal “Control de Gestión Local, S.L.”].

f).-Un delito de Prevaricación (cometido por miembros de órgano colegiado), previsto y penado en el artículo 404 del Código Penal de 1995. [Es el que imputó a los concejales de la Comisión de gobierno de 9 de febrero 2001, que aprobaron la minuta […] de 7 de febrero de 2001, esto es, Marcelino Felix, Cristobal Adrian, Tania Fidela, Saturnino Higinio y Roman Tomas.].

g).-Un delito de Fraude del artículo 436 en concurso ideal del artículo 77 con un delito de Malversación de Caudales Públicos del artículo 432 1 y 2, todos del Código Penal (que subsumiría el artículo 252 por aplicación del artículo 8 Código Penal). [ La intervención de Melchor Dario en los contenciosos promovidos por las sociedades “Ruzar, S.L.” y “Pavimentos Sierra Blanca, S.L.” contra el Ayuntamiento de Marbella integraba, a su entender, una conducta subsumible en el citado tipo penal].

h).-Un delito de Malversación de Caudales Públicos, previsto y penado en los artículos 432.3 y 435.1 del Código Penal (por no superar los caudales públicos los 4000 €). [Encontró motivos para formular tal imputación en la emisión de las minutas por la cumplimentación de los formularios SMM1 y por las labores de fiscalización previas a la elaboración del anteproyecto de informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas y en el proceder de los acusados Lorenzo Emilio, Geronimo Ovidio y Tania Fidela, quienes, en su calidad de gerentes, firmaron los talones por la cumplimentación de los formularios SMM1.

i).-Un delito de Malversación de Caudales Públicos, previsto y penado en los artículos 432.1 y 2 y 435.1 del Código Penal. [Consideraba que se había incurrido en tal ilícito al abonar la cantidad de 139.434,82 € a Eloy Tomas, por su colaboración en la formulación de alegaciones al anteproyecto de informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas]

j).-Un delito de Malversación de Caudales Públicos, previsto y penado en los artículos 432.1 y 435.1 del Código Penal. [Consideraba que se había incurrido en tal ilícito al abonar Landelino Edmundo la cantidad de 80.175,01 € a Calixto Dionisio y Secundino Cayetano, por su colaboración en la formulación de alegaciones al anteproyecto de informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas.]

j bis).-delito de Malversación de Caudales Públicos, previsto y penado en los artículos 432.1 y 435.1 del Código Penal. [ Consideraba que había incurrido en la comisión de este delito Cristobal Adrian, por los pagos que, como gerente de la sociedad municipal “Tributos 2000, S.L.”, había efectuado a Melchor Dario ]

k).-Un delito continuado de Deslealtad Profesional, previsto y penado en el artículo 467.1 en relación con el artículo 74.1, ambos del Código Penal de 1995. [Las irregularidades relacionadas con la intervención de Melchor Dario y otras letradas de su despacho ante la sección de enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas, defendiendo intereses contrapuestos, podrían ser, a su entender, el sustrato fáctico de este ilícito.]

l).-Un delito de Falsedad en Documento Oficial cometido por Funcionario Público, previsto y penado en el artículo 390.1. 2.º y 4.º del Código Penal. [ Estimaba que había incurrido en conducta enmarcable en este tipo penal el secretario municipal, Doroteo Raimundo, al dirigir al Colegio de Abogados de Málaga el escrito de 12 de septiembre de 2000].

m).-Un delito de Fraude del artículo 436 del Código Penal. [Estimó que incurrían en la comisión de tal ilícito le acusado Marcelino Felix y, como cooperadores necesarios, Melchor Dario y Benita Ofelia, en relación con el nombramiento de ésta para la defensa del Ayuntamiento de Marbella en el recurso contencioso administrativo número 1017/94].

n).-Un delito de Tráfico de Influencias del artículo 429 del Código Penal. [Estimó que incurría en la comisión de tal ilícito el acusado Melchor Dario, por su mediación en el nombramiento de Benita Ofelia, para la defensa del Ayuntamiento de Marbella en el recurso contencioso administrativo número 1017/94].

Imputó la comisión de dichos delitos en la siguiente forma:

1.-Del delito continuado de Prevaricación de la letra a) responderá en concepto de autor, previsto en el artículo 28.1 del Código Penal, Marcelino Felix, y, en concepto de cooperador necesario o inductor (artículo 28.2.º, a) ó b), el acusado Melchor Dario. Asimismo, responderá como cómplice (artículo 29, todos del Código Penal) el acusado Doroteo Raimundo [tan solo respecto del Decreto de agosto de 1999 del apartado iv.a].

2. Del delito continuado de Malversación de Caudales Públicos de la letra b) responderá en concepto de autor (artículos 28.1.º como Alcalde, 31.1 y 435.1, como Presidente de Consejos de Administración de sociedades municipales) el acusado Marcelino Felix. Asimismo, en concepto de cooperador necesario o inductor (artículo 28.2.º, a) ó b)), el acusado Melchor Dario. Por último, en concepto de co-autores actuando como miembros de los consejos de administración de las sociedades municipales (artículos 28.1.º y 31.1, todos ellos del Código Penal), los acusados Landelino Gines, Rodrigo Lazaro [hechos iv.c, iv.d, iv.g].

No comments yet

Leave a Reply

Note: XHTML is allowed. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

*